librosdetoledo.org
La web de los libros de Toledo

'Breve Historia de Toledo', de Ventura Leblic, es, posiblemente, el libro que muchos toledanos estaban esperando para acercarse a la historia de esta ciudad de una forma amena al tiempo que rigurosa. 
       Se trata, como su nombre indica, de una historia de Toledo en versión breve y muy ilustrada (cuenta con más de 500 ilustraciones a todo color), publicada por la editorial toledana Ediciones Covarrubias.
        En un volumen de más de trescientas páginas se ha condensado una apretada síntesis que pretende divulgar, con todo rigor, aquellos hechos que han marcado hitos en la historia de la ciudad, desde la prehistoria hasta nuestros días.
        A lo largo del libro se muestra una línea del tiempo que ayudará a seguir los pasos a modo de resumen de cada capítulo. El lector encontrará, además, cuadros con interesantes textos literarios contemporáneos a los sucesos que se desarrollan en cada capítulo, así como biografías de sus personajes, con lo que se completa esta ‘Breve Historia de ToledoÙ que sin duda ayudará a muchos a acercarse a nuestro pasado a través de sus páginas, y a comprender y verificar la evolución social toledana hasta nuestros días.  
 
   (Historia)

'Historia de los barrios de Toledo', de J. Andrés López-Covarrubias, es una excelente obra, ilustrada con más de trescientas fotografías de indudable valor histórico y testimonial; una aproximación al origen y a la historia de todos y cada uno de los barrios toledanos y, por tanto, al desarrollo urbano y social de esta ciudad.
         Se trata de un estudio interesante y novedoso, como en su día lo fueron los afamados “Toledo en la mano”, de Sixto Ramón Parro, o “Historia de las calles de Toledo”, de Julio Porres Martín-Cleto.
         Un libro que, en palabras del autor, “no nace por la necesidad de pedir ni reclamar nada; muy al contrario lo hace con el espíritu de obsequiar a todos los habitantes de Toledo, auténticos protagonistas de las páginas del libro, con un pedazo de su historia más próxima y querida, la de su barrio, y así comprobar entre todos cómo esta ciudad se ha ido haciendo paulatinamente más grande y más diversa, más moderna; cómo se ha ido haciendo un poco mejor”.  
 
  
 (Historia) 
 

 
Últimos libros
recomendados
por
 
librosdetoledo.org 
 
librosdetoledo.org es un portal que pretende ofrecer información acerca de todas aquellas publicaciones vinculadas con la ciudad o la provincia de Toledo. Esta milenaria ciudad, Patrimonio de la Humanidad, ha sido y seguirá siendo fuente e inspiración de una inmensa producción literaria, de ficción y no ficción, que siempre ha atraído a los lectores más variados. Historia, leyendas, tradiciones, arte y cultura, novela..., todo tiene cabida en esta web.
  Bienvenidos y que disfruten Toledo.
en las que se pueden adquirir los libros que aparecen en
librosdetoledo.org 
 

 
Historia de los barrios de Toledo
 
Toledo. La ciudad de los muertos

Toledanos en la División Azul
 
Guía mágica de Toledo y su provincia
 
El Alcázar no se rinde
 
Tierra en los calcetines. En busca del Toledo perdido
 
La Catedral Primada de Toledo. Dieciocho siglos de Historia
 
Toledo. Cinco décadas de música rock
 
Placas, dedicatorias y estatuas en las calles de Toledo
 
Memorias de un hombre de palo
 
Hijos de un rey godo 
Prehistoria de Toledo
 
Golfines, bandoleros y maquis en los Montes de Toledo
 
 

 
LIBROS DE TOLEDO EN
EDICIONES COVARRUBIAS
 
(Editorial especializada en temas toledanos)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
INTERESANTE PROPUESTA DEL ESCRITOR TOLEDANO JOSÉ IGNACIO CARMONA
SANTA MARÍA DE MELQUE Y EL TESORO DE SALOMÓN
 
     La historia nos cuenta cómo el mítico y místico Tesoro de Salomón (con un importante contenido en objetos sagrados) fue saqueado por el general romano Tito, pero que una vez llevado a Roma se perdió su paradero.
 
     En este nuevo trabajo del escritor toledano José Ignacio Carmona, una investigación tan sorprendente como profusa, se conduce al lector a un lugar clave de nuestra provincia como eje fundamental para encontrar las respuestas a este enigma histórico. Nos estamos refiriendo a la iglesia visigoda de Santa María de Melque.
 
     Dada la importancia de este tesoro -que contenía, además del Arca de la Alianza, la Menorá o la famosa Mesa de Salomón- fueron muchos los que a través de los siglos se lanzaron a su búsqueda. Desde el propio pueblo judío hasta sociedades secretas, incluyendo la rocambolesca historia de su búsqueda por los nazis. Lo cierto es que esta idea ha estado en la mente de muchos y su intento de localización ha sido probada en diferentes puntos del planeta.
 
     Sin embargo, las pistas que conducen a Toledo -y a Melque en particular- son, en palabras del autor, tantas y tan sorprendentes que posiblemente podemos estar ante la resolución definitiva de un enigma secular.
 
     Como en una novela de misterio, Carmona guía al lector por un recorrido que les llevará al antiguo tesoro de los reyes visigodos, al descubrimiento de Guarrazar y a un Toledo donde cábala, magia y misterio concurren hasta llegar a una clave de bóveda: Santa María de Melque.
 
     Si todo es cierto, ahora sólo se trata de desvelar y responder a una última pregunta, ¿continúa enterrado en este lugar el tesoro de Salomón?
 
     José Ignacio Carmona se ha especializado en realismo mágico y antropología del misterio vinculadas a la historia, sus tradiciones y leyendas, filosofía, simbología y religiones.
 
     Es presidente de la asociación Tarbut Sefarad de Polán (Toledo) y es miembro activo de la Gran Logia de España. Cuenta en su haber con innumerables colaboraciones y apariciones en diferentes medios audiovisuales y ha impartido numerosos talleres y conferencias.
 
     Actualmente conduce el programa radiofónico Nautilus y ejerce de periodista freelance. Firma artículos, entre otras publicaciones, en la prestigiosa revista de ensayo, hermetismo y gnosis Symbolos. Es autor de La España mágica (Nawtilus, 2012) y El retorno de los sabios (Los libros del Olivo, 2013). 


 
 
NUEVA COLECCIÓN: MILITAS TOLETUM RETAZOS DE HISTORIA Y CULTURAL MILITAR TOLEDANA
EL ESPLENDOR DEL REINO VISIGODO DE TOLEDO

     La ciudad de Toledo es conocida por su tradición artística, literaria, religiosa..., pero no tanto por su importancia histórica desde un punto de vista político-militar. Al menos en la faceta bibliográfica. Así, esta nueva colección de la editorial toledana Ediciones Covarrubias surge de la necesidad de cubrir la laguna de estudio y divulgación científica existente sobre esta temática en nuestra ciudad. La colección pretende abarcar diferentes épocas y acontecimientos, desde los enfrentamientos entre carpetanos y romanos hasta la Guerra Civil, pasando por los conflictos entre musulmanes y cristianos, la revuelta de los comuneros, la lucha contra el invasor napoleónico o las olvidadas Guerras Carlistas, entre otros muchos aspectos y episodios bélicos y de cultura militar.

     El primer título de la nueva colección se centra, dadas las características expuestas, en el tratamiento exclusivo de los hechos políticos y militares que hicieron del Reino Visigodo de Toledo un referente en todo el occidente europeo. La forma de combatir del pueblo Godo, las campañas militares, la trascendencia de Toledo como capital del reino en el entramado político o su importancia simbólica en el hecho bélico son algunos de los temas que forman parte de un libro que abarca, fundamentalmente, el periodo comprendido entre el reinado de Leovigildo y el final del gobierno de Wamba, etapa en la que el autor ha establecido ese “esplendor”. Prácticamente ciento diez años de Historia claves para conocer la urbs regia toledana, ya que sin los movimientos políticos o los triunfos militares que se describen en la obra, Toledo nunca hubiese llegado a ser la magna ciudad que hoy conocemos.  

     El historiador Daniel Gómez Aragonés lleva cerca de una década trabajando, estudiando y divulgando el periodo visigodo y sus reminiscencias que, según él, llegan hasta nuestros días. Anteriormente había publicado La invasión bizantina de Hispania 533-625. El Reino Visigodo frente a la expansión imperial, además de colaborar en diferentes publicaciones de ámbito local, regional y nacional.



 
LIBROS PARA EL IV CENTENARIO DE LA MUERTE DEL PINTOR
PROPUESTAS LITERARIAS PARA EL AÑO GRECO

Son muchas y muy variadas las propuestas literarias aparecidas en los últimos meses en el mercado editorial con motivo de la celebración del IV Centenario de la muerte de Domenico Theotocopoulos El Greco. La mayoría, como no podía ser de otra manera, con un claro protagonismo para la ciudad de Toledo. Libros de arte, ensayo, novela, “falsas” memorias y hasta poesía y cómic inundan las estanterías de las librerías toledanas; también en las tiendas habilitadas para este fin en las exposiciones y espacios Greco que durante este año 2014 se podrán visitar en la ciudad.

Aquí van algunas de las propuestas más interesantes:


EL FUEGO GRIEGO

Miguel Cortés Arrese

La aparición de nuevas obras de El Greco en las primeras décadas del siglo XX en diferentes localidades de Castilla-La Mancha, que se unieron a las ya conocidas de Toledo, Illescas y Orgaz, reveló que la procedencia geográfica de los clientes del candiota era más amplia de lo que se pensaba tradicionalmente, alcanzando a todas las provincias que hoy forman nuestra región; cuadros de devoción en su mayoría, de expresión apasionada y tratamiento plástico libre, que demuestran que el fuego griego se extendió por los campos de greda y almagra, poblaciones de romántica silueta y llanuras esmeraldas, mesetas y serranías, las tierras de Castilla-La Mancha a las que también alcanzó su memoria. (Editorial Cuarto Centenario, 2014)

MEMORIAS DE DOMENIKO THEOTOCOPOULOS, EL GRECO

Ángel Santos Vaquero

El libro nos remonta al último tercio del siglo XVI y primeros años del XVII a través de las Memorias Apócrifas de Jhoan Doméniko Theotocopoulos, El Greco. En ellas el magistral pintor nos habla de su vida desde que llegó a Toledo, con referencias a su pasado, a sus problemas económicos, familiares y de relación social; nos aporta su visión de la pintura; nos define y describe sus trabajos; nos relata sus pleitos judiciales para defender lo que cree que le pertenece en justicia; nos detalla y puntualiza la sociedad toledana: personajes a quienes trató, sus instituciones (conventos, cofradías, hospitales…), la vida de sus barrios, su economía, costumbres y, además, procede como un cronista aportándonos el testimonio de los eventos y sucesos que conoció de cerca tanto en la ciudad como en España. (Editorial Ledoria, 2014)

EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ

Héctor Caño

Texto e imágenes se dan la mano para acercar de manera didáctica al lector la génesis y detalles del cuadro "El entierro del Conde de Orgaz", de El Greco, que se encuentra en la iglesia de Santo Tomé de Toledo. Numerosas referencias biográficas del pintor, descripción de personajes, aspectos pictóricos y detalles históricos de la obra se enlazan en esta cuidada obra. (Editorial Celya, 2014)

EL GRECO Y RILKE. UN CIELO EN CREACIÓN

Luis Peñalver Alambra

En estas páginas el autor propone pasear en tan buena compañía por Toledo, evocar sus evocaciones, soñar sus sueños, sin otro propósito que el de revivir con ellos el asombro "frente a eso que, como un laberinto sin fin, se llama vivir". (Editorial Celya, 2014)



EL GRECORRIDO

Manuel Palencia

Esta obra tiene dos claros protagonistas: El Greco y Toledo. No pretende ser exclusivamente una guía de la obra de El Greco en Toledo y de sus espacios expositivos; encontraremos también en ella el Toledo que conoció el gran pintor en los siglos XVI y XVII, las calles que recorrió, los edificios que admiró, con quién se relacionaba y qué pudo pensar o sentir en la antigua capital del Imperio. Se habla, además, de su pintura y de los espacios donde podemos encontrarla. (Editorial Celya, 2014)

LA ÚLTIMA SOMBRA DE EL GRECO

Santiago Sastre y Joaquín García Garijo

Estamos ante el segundo caso que debe resolver el inspector Martín Aldana desde que llega destinado a Toledo. Esta vez la peripecia tiene que ver con una escultura cuyo origen se remonta muy atrás, nada menos que al Toledo de la época de la invasión de los franceses. Esta novela cuenta una historia trepidante con un lenguaje desenfadado y pone de relieve hasta dónde puede llegar el ser humano con el fin de alimentar su codicia. Una novela divertida, que engancha al lector desde el principio y  en la que la sombra del pintor cretense Domenikos Theotokopoulos, El Greco, tiene un protagonismo especial. (Editorial Ledoria, 2013)

EL CRETENSE

Mª Antonia Ricas Peces

Con textos de Mª Antonia Ricas Peces e imágenes basadas en los poemas del pintor y ceramista Pablo Sanguino, y prólogo del filósofo Luis Peñalver, la autora celebra al Greco en poemas que son pequeños lienzos, sin otra sustancia que la palabra como “un parpadeo de estupor, una señal descomponiendo los semblantes” de un pintor universal. (Editorial Celya, 2013) 

EL GRECO EN EL CINE

Adolfo de Mingo Lorente

Publicación extensa e intensa bellamente ilustrada que esboza una aproximación al pintor desde el punto de vista cinematográfico. Nunca hasta la fecha se había propuesto un análisis sistemático de su biografía y producción artística a partir de las interpretaciones realizadas por los profesionales del cine y la televisión, desde realizadores y guionistas hasta intérpretes, directores de fotografía y compositores de bandas sonoras... (Editorial Celya)




LA NOVEDAD MÁS ESPERADA DEL AÑO
HISTORIA DE LOS BARRIOS DE TOLEDO
 

     Se han escrito ríos de tinta sobre la ciudad de Toledo, sobre su origen, historia y valores artísticos y culturales…, pero nunca una publicación había indagado en el origen y la evolución histórica de cada uno de sus barrios.

 

     Aunque el Casco Histórico es la esencia de esta ciudad y durante siglos Toledo ha estado circunscrito exclusivamente al conjunto residencial ubicado en el interior de las murallas, lo cierto es que hoy esta coyuntura está ampliamente superada. La actual capital de Castilla-La Mancha es un municipio amplio y moderno, disgregado en barrios que en buena medida se han ido conformando a lo largo del siglo XX.

 

     Ahora bien, no cabe duda de que la existencia de un conjunto monumental del valor y la importancia que tiene el de Toledo ha condicionado la vida y el desarrollo de la ciudad al disociarse este Conjunto del resto del término municipal, condenando a los barrios a un injusto segundo plano. Este fenómeno y la ausencia hasta bien entrado el siglo XX de unos mínimos criterios de organización y planificación urbanística han ocasionado una fuerte desconexión entre los diferentes sectores de la capital, habiendo estado éstos, durante décadas, subordinados al Casco Histórico. Esta subordinación se ha visto reflejada, incluso, en el propio subconsciente de los habitantes de las barriadas periféricas que, aún hoy, siguen pensado que dirigirse a Toledo es subir al centro histórico, como si los demás barrios no formaran parte de la ciudad.     

 

     La expansión de Toledo fuera de sus murallas históricas comienza a producirse a mediados del siglo XIX, momento en el que se observa un ligero crecimiento demográfico fruto de la elección de la ciudad como capital provincial en la nueva división administrativa de 1833. Otros acontecimientos significativos fueron la llegada del ferrocarril en 1858 o el desarrollo de importantes obras públicas tendentes a la implantación de infraestructuras básicas, que traerían a Toledo la electricidad y el agua corriente. En cualquier caso, el crecimiento extramuros producido hasta 1940 no va a tener una gran relevancia sobre el territorio debido al escaso dinamismo económico y social de la época. Es destacable, no obstante, la implantación de pequeños núcleos de población en Santa Bárbara –frente a la estación de ferrocarril– o en las áreas de San Antón, Circo Romano, la Solanilla y San Martín, además de la consolidación de otros núcleos ya habitados como los arrabales de Antequeruela y Covachuelas.

 

     Finalizada la Guerra Civil, y como consecuencia del aumento de la densidad demográfica que había comenzado a experimentar la ciudad intramuros unida a las carencias de habitabilidad que manifestaban la mayoría de sus viviendas, surgen nuevos barrios como el Poblado Obrero de la Fábrica de Armas; mientras, Santa Bárbara recibe el impulso definitivo para su crecimiento y consolidación con la construcción de la nueva Academia de Infantería. En 1948 se entregan las primeras viviendas de los Bloques de la avenida de la Reconquista, y la década de 1950 transcurre con la ampliación de este sector, la consolidación de los anteriores y el nacimiento del barrio de Palomarejos, cuyas primeras construcciones fueron conocidas popularmente como Corea. La década de 1970 se inicia con el nacimiento del Polígono Industrial, mientras que la de 1980 se va a caracterizar por el comienzo de la explosión urbanística y demográfica que prácticamente ya no parará hasta la actual crisis económica, décadas en las que se configura la actual ciudad de Toledo.

 

     La obra que ahora nos presenta Andrés López-Covarrubias, ilustrada con más de trescientas fotografías de indudable valor histórico y testimonial, es una aproximación al origen y a la historia de todos y cada uno de los barrios toledanos y, por tanto, al desarrollo urbano y social de esta ciudad. Es un estudio interesante y novedoso, como en su día lo fueron los afamados “Toledo en la mano”, de Sixto Ramón Parro, o “Historia de las calles de Toledo”, de Julio Porres Martín-Cleto. Un libro que, en palabras del autor, “no nace por la necesidad de pedir ni reclamar nada; muy al contrario lo hace con el espíritu de obsequiar a todos los habitantes de Toledo, auténticos protagonistas de las páginas del libro, con un pedazo de su historia más próxima y querida, la de su barrio, y así comprobar entre todos cómo esta ciudad se ha ido haciendo paulatinamente más grande y más diversa, más moderna; cómo se ha ido haciendo un poco mejor”.
 
 

 
PREMIADO ENSAYO HISTÓRICO SOBRE EL PUEBLO VISIGODO
"GODOS DE HISPANIA", NUEVO LIBRO DE LEÓN ARSENAL
 
 
Dice el autor en el prólogo que "Este libro se centra en el reino visigodo de Toledo, que solo fue posible tras la destrucción del de Tolosa...". Y es que hablar de los godos en Hispania es hablar, sin duda, del reino visigodo de Toledo.
 
     A partir de este hecho, "Godos de Hispania" (XI premio Algaba) de León Arsenal, editado por Edaf, trata de arrojar luz sobre los más de doscientos años de presencia visigoda en la Península Ibérica; un libro que según su autor quiere contar mucho más que simples nombres, fechas y batallas.
 
     No en vano, el reino visigodo de Hispania es una de las épocas más desconocidas por todos y menos tratada a nivel divulgativo. Y no es porque fuera corta o irrelevante, pues ocupa algo más de dos siglos de nuestra historia. Supuso la prolongación y la evolución del orden romano, la llamada Antigüedad Tardía en la Península. Fue también una época de gran turbulencia. En el exterior estuvo marcada por los conflictos con el imperio romano de Oriente y con los reinos francos de la Galia. En el interior, por las intrigas, las revueltas de los nobles, las conjuras palaciegas y por las luchas con aquellos hispano-romanos que se negaban a aceptar la hegemonía goda.
 
     Ahora, este libro presenta de manera accesible para el lector aquel periodo agitado. Ofrece una lectura que va más allá de una sucesión de nombres de reyes (la famosa lista de los reyes godos), fechas y batallas, para hacer comprensible el desarrollo de toda una época, desgraciadamente olvidada en los manuales de historia. El ensayo ofrece una panorámica de los dos siglos del reino visigodo de Toledo, con su evolución cronológica y los distintos reinados, la sociedad de la época y las estructuras que la compusieron y la generaron.
 
     Aquella sociedad hispana estaba compuesta, en un primer momento, por los hispano-romanos, que vivían según las costumbres y las leyes romanas, y por los godos, que ocupaban las capas altas de la administración y se regían por sus propias leyes. Pero a partir del reinado de Recaredo y, sobre todo, de la conversión del reino al catolicismo, se fue produciendo una lenta pero constante fusión entre ambos pueblos. 
 
     La derrota en Guadalete y la invasión musulmana significaron el fin del reino visigodo -y con él el final de la Edad Antigua y el comienzo de la Edad Media-, aunque mantuvieron las estructuras romanas y legaron a la posteridad elementos clave de la sociedad como el derecho romano. Fueron, además, el germen de lo que pocos años más tarde vino a conocerse como 'Reconquista'.
 
     El autor, León Arsenal, estará en Toledo el próximo miércoles 20 de noviembre para presentar este libro. Será a las 19,00 horas en la Sala de Conferencias de la Biblioteca Regional.
 
 

 
PERTENECE A LA SERIE "DE LEYENDA" DE LA EDITORIAL ALMUZARA
TOLEDO DE LEYENDA
 
 
No es la primera vez que traemos a estas páginas un libro de leyendas. Toledo es, por antonomasia, la ciudad de las leyendas, y esto es algo que no escapa, ni ha escapado nunca, a escritores y editores. Tanto es así que uno de los géneros que pueden encontrarse en este portal literario, con su correspondiente enlace, está dedicado a aquellas publicaciones que versan sobre leyendas toledanas. En la ocasión que ahora nos ocupa, ha sido la editorial cordobesa Almuzara la que dentro de su "Serie de Leyenda" dedica este nuevo libro a nuestra ciudad. Antes ya le había tocado el turno a la práctica totalidad de capitales andaluzas y también a la tierra extremaña. Lógicamente Toledo no podía quedarse fuera. 
 
     Hablar de Toledo es como un abrir y cerrar a contraluz las ventanas de la Historia de España. Durante mucho tiempo y en parte también hoy en día sigue siéndolo. Toledo fue el ombligo de España tanto en tiempos visigóticos como posteriormente en la época gloriosa de la Reconquista. "Nido de águilas" la han llamado algunos de los innumerables escritores, que han volcado ditirámbicamente sus plumas en elogio de esta ciudad especial. Quizás haya sido más certero en sus definiciones Ramón Gómez de la Serna: "Extraño pueblo el de Toledo, abrupto y como sin nadie. Proceloso y todo recóndito. Figurante terrible de la Historia y como muerto siempre. Estar en Toledo es como estar dando a un aldabón, como quien llama con los nudillos a la puerta, que no abre, y, sin embargo, se presiente que, allí en el fondo, se ayuntan parejas, que callan para no perder el instante... Estar en Toledo es como salirse del tiempo".
 
     Estos párrafos de greguería anuncian un terreno abonado para la leyenda, una ciudad mítica, histórica y mágica a un mismo tiempo. El autor del libro, Manuel Lauriño, con un amplio catálogo de publicaciones en las que recoge leyendas de la mayoría de las capitales andaluzas, ha escogido para nuestra ciudad hasta una docena de las más relevantes y populares, empezando por la de "Florinda la Cava" y finalizando con "La justicia del rey Fernando III". Completan esta selección "La conquista de Toledo", "La Bella Raquel", "El Cristo de la Vega", "Alfonso VI, el de la mano horadada", "La jura de Santa Gadea y el juicio de Dios", "La ajorca de oro", "El honor de Peribáñez", "La Peña del Rey Moro", El puente de San Martín" y "El Cristo de la Luz".
 
     Autor y editorial confían en que esta recopilación de leyendas, amorosamente enjaretadas, ayude a comprender más y mejor el espíritu misterioso de la ciudad de Toledo, un ciudad única e irrepetible.      

 
 
LA MUERTE Y SUS MANIFESTACIONES HISTÓRICAS Y CULTURALES
TOLEDO. LA CIUDAD DE LOS MUERTOS
 
“Toledo, la ciudad de los muertos” es un título recurrente aunque no exclusivo, pues lo podemos aplicar a cualquier lugar con unas características históricas similares a nuestra ciudad, Roma por ejemplo.
 
   La vida y la muerte van íntimamente unidas a la condición de los seres vivos en la Naturaleza y sus ciclos. Sin embargo, el hombre, como ser trascendente, ha desarrollado en torno a este último episodio, donde lo vital desaparece, una cultura cuyas manifestaciones son objeto de este trabajo.
 
   La muerte es un acontecimiento natural generador de otros episodios de tipo social, religioso o artístico vinculados al grado de desarrollo de la comunidad donde acontece.
 
   Nuestra ciudad ha sido estudiada desde diferentes perspectivas disciplinarias. La que ahora aborda este nuevo libro de la editorial toledana Ediciones Covarrubias no pretende acercarnos ni separarnos de la muerte, simplemente busca introducir al lector en la historia de un hecho de relevancia antropológica que ha configurado un espacio propio, estudiado por numerosos eruditos, aunque de manera fragmentada y desde distintos campos.
 
   Con esta aportación, el historiador y divulgador Ventura Leblic pretende explicar las etapas evolutivas de los distintos grupos culturales que han vivido en nuestra ciudad, sus manifestaciones funerarias y las influencias espirituales y religiosas de la muerte que hicieron posible el desarrollo de diversas corrientes sociológicas y artísticas vinculadas a la escultura, la música, la literatura, la pintura, la arquitectura, las costumbres, los ritos, etc.; y que incluso afectaron a la configuración urbana de la ciudad.
 
     La presencia de esta cultura de la muerte, con las características propias que cada etapa histórica ha incorporado a nuestro legado cultural, se encuentra dispersa por toda nuestra ciudad, especialmente, aunque no únicamente, ocupando los espacios de tradición cristiana: iglesias, monasterios, cementerios, etc.
 
     En Toledo estas antiguas necrópolis se localizan bien en extramuros, bien a escasos metros de nuestras casas, dada la proliferación de parroquias, hospitales, conventos y monasterios en los que existieron cementerios y aún hoy existen. Es cierto que apenas los consideramos como tales y en muchos casos los ignoramos. Menos aún conocemos a nuestros antiguos “vecinos”, su identidad, en qué circunstancias vivieron y murieron o si “guardamos” sus restos bajo nuestros pies o sobre nuestras cabezas.
 
     A esclarecer estos y otros aspectos, entre las evocaciones que nos dejan las huellas de la Historia, van dedicadas las páginas de este nuevo, original y sorprendente libro.

 

    Ventura Leblic García nace en Navahermosa (Toledo). Cursa estudios de Magisterio y Pedagogía Terapeútica en Toledo y Geografía e Historia en Madrid. Diplomado en Genealogía Heráldica y Derecho Nobiliario por el Instituto Salazar y Castro del CSIC. Numerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Consejero del Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos. Correspondiente de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Miembro de la Sociedad Española de Vexilología y de otras instituciones académicas nacionales e internacionales. Autor de libros y monografías de Historia, posee un extenso repertorio de artículos y trabajos publicados en revistas especializadas y prensa. Conferenciante y divulgador, ha formado parte del consejo de redacción de varias revistas y colecciones temáticas, y dirige desde 1977 la Revista de Estudios Monteños. Ha recibido premios y distinciones por su dedicación a la promoción de la cultura toledana y castellana.

 
 

 
SANTA LEOCADIA. PATRONA DE TOLEDO Y DE LOS TERCIOS DE FLANDES
CURIOSO ENSAYO HISTÓRICO SOBRE LAS RELIQUIAS DE LA PATRONA DE TOLEDO 
 
     La editorial toledana Ediciones Covarrubias vuelve a apostar por la historia y las tradiciones de esta ciudad con la publicación de un nuevo y curioso libro que lleva por título “Santa Leocadia, patrona de Toledo y de los Tercios de Flandes”. No se trata, a diferencia de lo que pueda parecer, de un libro de temática mística o religiosa. Es, por el contrario, la historia de una Santa que, alejada por la crueldad de las guerras del lugar que la vio nacer y morir, recorrió parte de Europa dejando a su paso un imperecedero recuerdo en aquellos lugares por los que pasó y en aquellos otros donde consiguió permanecer. Su culto se extendería por parte de Francia y de los Países Bajos, primero entre la población civil y más tarde entre las tropas españolas que durante el siglo XVI combatieron en aquellos territorios y la invocaron en momentos de peligro.
 
     Si bien la vida de santa Leocadia es poco conocida desde su nacimiento hasta su temprana muerte, su figura cobraría una fuerza inusitada lejos de su patria, cuando aquí se había llegado a perder, con el paso de los siglos, la memoria del largo viaje que sus restos se vieron obligados a emprender por la conquista musulmana de la Península Ibérica.
 
     Si una guerra la había alejado de su lugar de origen, Toledo, otra, acaecida ocho siglos después, nos devolvería su recuerdo y los deseos de recuperar sus sagradas reliquias.
 
     Los testimonios que han permitido reconstruir la historia que narra este libro proceden en su mayor parte de testigos presenciales de los mismos, entre los que se encuentran los monjes benedictinos que acogieron, veneraron y protegieron sus reliquias en la abadía flamenca de Saint Ghislain; el soldado toledano Alonso Vázquez, que luchó en las largas campañas que tiñeron de sangre los Países Bajos; el sacerdote jesuita, también toledano, Miguel Hernández, que dedicó sus esfuerzos a tratar de recuperar los restos de la Santa, hasta conseguirlo, y Bernardino de Mendoza, escritor y también veterano combatiente de aquellas guerras.
 

     En las páginas de esta obra se habla de los caminos que tuvieron que recorrer los restos de Santa Leocadia hasta encontrar un lugar tranquilo donde reposar, de su estancia en aquellos apartados lugares, de su relación con la Infantería de los Tercios y de su retorno a la Ciudad Imperial.

 

    El autor, José Luis Isabel Sánchez, es coronel de Infantería retirado. Profesor emérito de la Academia de Infantería. Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, en la que desempeña el cargo de Secretario. Cofrade Numerario de la Cofradía Internacional de Inves­tigadores. Consejero del Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos. Miembro del Consejo Asesor Externo de la Revista de Historia Militar. Autor de varios trabajos de investigación, libros y artículos. Ha pronunciado diferentes conferencias sobre la historia del Ejército y de Toledo.
 
 
 
LA MEJOR OBRA PUBLICADA HASTA AHORA SOBRE EL CORPUS CHRISTI TOLEDANO EL CORPUS. FIESTA GRANDE DE TOLEDO
Fue el papa Urbano IV quien promulgara el 11 de agosto de 1264 la bula Transiturus de hoc mundo, instituyéndose así la festividad del Santísimo Sacramento. Transcurridos más de setecientos años desde que en la ciudad de Orvieto se estableciera con carácter universal y a pesar del paso y del peso de tan larga historia, de las modas marcadas por los siglos y superando las incertidumbres suscitadas por humanas intenciones, Toledo sigue manteniendo y se sigue identificando con la fiesta del Corpus et Sanguinis Christi, convirtiéndola en su Fiesta Grande y su seña de identidad.
 
Ahora, cuando año tras año las viejas calles toledanas vuelvan a transformar su fisonomía, Ediciones Covarrubias publica el libro “El Corpus. Fiesta Grande de Toledo”, escrito por uno de los más afamados especialistas en la materia, Juan Estanislao López Gómez. Una obra que, en palabras de la editorial y del propio autor, nace con vocación de convertirse en el auténtico referente bibliográfico de la festividad toledana por excelencia.
 
Editado en un atractivo formato y con profusión de imágenes a todo color, por su diseño y contenido este libro está llamado a convertirse en uno de esos clásicos imprescindibles de la bibliografía toledana.
 
A lo largo de sus páginas, el lector profundizará en el recorrido histórico y espiritual de la celebración del Corpus Christi y disfrutará y se sorprenderá con los preparativos y entresijos de un desfile procesional que todos los años atrae a miles de personas hasta la Imperial Ciudad. El origen de la festividad, el primer Corpus en Toledo, la custodia de Arfe, el recorrido procesional y la colocación de los toldos, el desfile anunciador de la fiesta, la espléndida procesión del jueves o los festejos populares que transcurren en paralelo a la festividad religiosa son algunos de los temas abordados con mano experta y cercana en este libro.
 
La faceta profesional e investigadora de Juan Estanislao López Gómez está estrechamente vinculada a la ciudad de Toledo, donde nació en 1955.
 
Doctor en Historia por la Universidad de Castilla-La Mancha, Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense, Licenciado en Geografía e Historia por la misma universidad madrileña y Maestro por la Escuela Universitaria del Profesorado de Toledo.
 
Profesor del colegio de Nuestra Señora de los Infantes y fundador y director de “Los martes de Lorenzana” de la Universidad de Castilla-La Mancha.
 
Sus publicaciones sobre la Fiesta Grande de Toledo son numerosas. Destacamos los libros La Procesión del Corpus Christi de Toledo (tres ediciones), El Corpus de Toledo (edición de lujo) y Corpus Christi. Procesión de Toledo, así como numerosísimos artículos aparecidos en revistas especializadas. Otra parcela de su obra escrita versa sobre instituciones pedagógicas y gremiales como El Colegio de Infantes de Toledo en la Edad Moderna. 1552-1808, El Colegio de Infantes de Toledo y su proyección en Guatemala, El Gremio de Hortelanos de Toledo (1521-1998), Hortelanos de Toledo. Libro de Actas 1930-1936, Historia del Gremio de Hortelanos, etc. Igualmente ha participado en congresos y ciclos culturales de ámbito nacional e internacional.
 
Es Agremiado Mayor del Real Gremio de Hortelanos de Toledo, Numerario de la Cofradía Internacional de Investigadores, Caballeo de la Orden de las Palmas Académicas, de Francia y Académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. 
 

 
 
SOBRE LA ESCULTURA FUNERARIA GÓTICA EN TOLEDO
MORADAS PARA LA ETERNIDAD
 
     La elección de sepultura en catedrales, conventos e iglesias fue una práctica habitual durante la Baja Edad Media para los reyes, nobles, miles Christi, eclesiásticos y personas muy cercanas a ellos, en su anhelo por alcanzar la salvación, distinguirse socialmente del resto y lograr la fama póstuma. Dentro de esos recintos sagrados existía también una jerarquización espacial: el presbiterio era el lugar más ventajoso y el sepulcro exento el más ostentoso, aunque la opción predominante fue la adquisición de una capilla privada, que no dificultaba la celebración de los oficios religiosos y permitía a los más pudientes hacer gala de su poder y religiosidad llegando, incluso, a intentar superar los panteones de sus contemporáneos.
 
     A fin de hacer comprensible el mensaje de la escultura funeraria gótica toledana y recrear el ceremonial que acompañaba al óbito –desde los preparativos para la otra vida, a la liturgia de los funerales, pasando por la elección del lugar de inhumación–, esta obra aborda de forma conjunta la idea y el sentimiento de la muerte en la época de referencia y su plasmación plástica en lápidas y sepulcros. Para ello, se analiza el escenario en el que se ubican los monumentos funerarios, su tipología, los epitafios, los escudos heráldicos y la iconografía que los acompaña. Asimismo, se analizan testamentos, cartas de fundación de capellanías y contratos de artistas, entre otras fuentes escritas.
 
     Este libro ofrece por primera vez una catalogación actualizada y de conjunto de la escultura funeraria gótica en Toledo y su provincia, atendiendo a las obras artísticas de este género conservadas in situ, a las que han sido depositadas en diversos museos españoles y extranjeros y a las que han desaparecido, sin olvidar las que se conservan en otras provincias adscritas al foco toledano: Álava, Ávila, Cáceres, Ciudad Real, Guadalajara o Sevilla. Finalmente, para hacer más comprensible el texto, se incluye un apéndice con una cuidada selección de imágenes. Todo ello para llegar a obtener los criterios que guiaron a comitentes y artistas en esta parcela artística que, todavía hoy, ofrece ejemplos sobresalientes que gozan de la admiración general.
 
     La obra está estructurada en cinco partes: La idea y el sentimiento de la muerte en el Toledo bajomedieval, La escultura funeraria gótica en Toledo capital –se describen los enterramientos de las capillas de la catedral así como los existentes en diferentes conventos e iglesias de la ciudad–, La escultura funeraria gótica en la provincia de Toledo, Obras conservadas en museos y Obras desaparecidas –en este último apartado se hace hincapié en las obras desaparecidas a consecuencia de la guerra de la independencia, las guerras carlistas o la guerra civil–. 
 
     La autora, Sonia Morales Cano, es licenciada y doctora en Historia del Arte por la Universidad de Castilla-La Mancha con Premio Extraordinario de Doctorado. Ha ampliado estudios en la Università degli Studi de Florencia y en The Warburg Institute. Actualmente, es profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha y su investigación está centrada en el arte de la Baja Edad Media.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
UNA OBRA MAESTRA DE LUIS RIAÑO
ESTAMPAS DEL TOLEDO HISTÓRICO
 
Editado por Ediciones Covarrubias, el excelente dibujante e ilustrador Luis Riaño ha seleccionado para esta obra más de un centenar de dibujos de tema toledano, presentados con un criterio histórico y temático: La herencia de la antigüedad, Calles y plazas, Iglesias y conventos, Los Puentes y el río, Puertas y murallas, Edificios y Portadas. Una síntesis muy completa de nuestra ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad. Muy acertadamente se abre el libro con un bello prólogo de Rufino Miranda, Hijo Predilecto de Toledo y profundo conocedor de la historia, el arte y los secretos que guarda nuestra antigua ciudad.
 
Alternando su actividad docente, “su apasionada vocación en el difícil y entrañable mundo de la educación infantil”, con la ilustración de libros y revistas, Luis Riaño nos ha dado ya numerosas muestras de su actividad artística. Como colaborador de ABC dibujó cientos de retratos –en el pequeño formato característico del diario– de los personajes más significativos de la cultura y sociedad toledana, etapa que culmina en la publicación de 50 TOLEDANOS EN EL RECUERDO, de la Tertulia Zocodover, obra coordinada por Luis Rodríguez Porres. Más recientemente hemos podido verle en CARTAS DE AMOR A TOLEDO, de Plaza Janés  para el Cigarral de Las Mercedes, o en CANTO RODADO, inspirado poemario de su hermana Marina (que recibirá la distinción de Hija Adoptiva de Toledo el próximo 23 de enero). Y con texto de Ángel Santos Vaquero en EL FANTÁSTICO VIAJE DE LAURA A TOLEDO, una cuidada edición patrocinada por el Ayuntamiento toledano y distribuida por todos los centros de enseñanza en su proyecto de divulgación de la historia y patrimonio de la ciudad entre los escolares.
   
Es éste, fundamentalmente, un libro de dibujos. Las citas literarias que complementan la colección son, en su mayoría, elogios, referencias históricas, versos o frases de escogidos autores que de forma admirable explican el encanto y el misterio de una ciudad excepcional que no deja indiferente a nadie.
 
Luis Riaño, como se indica en el prólogo, no dibuja desde el asombro por lo que descubre ni seducido por el tipismo, porque todos los rincones le son familiares y actuales. Son dibujos de porte clásico, a pluma, aunque excepcionalmente hay algunos a lápiz, continuando con la tradición de los ilustradores de los siglos XIX y XX que conocemos a través de sus xilografías y grabados, constantemente reproducidos, pero con una visión actual de la ciudad, “ciudad viva, en constante cambio, pero siempre fiel a su esencia, permanente en el tiempo”.   
 
En este paseo artístico por Toledo, necesariamente incompleto pero suficientemente significativo por los lugares más característicos del conjunto histórico, no se ven ya, dice Riaño, “trajinantes, vendedores ambulantes, azacanes, las mujeres con los cántaros en las fuentes públicas, ni siquiera las fuentes. Desaparecieron los pequeños talleres de artesanos que muchas veces ejercían su oficio a pie de calle, las tiendas de barrio, los niños jugando… personas cuya presencia era consustancial con el lugar que habitaban. La mayor parte de la población se ha trasladado a las nuevas barriadas, fuera de murallas. Las viejas calles del núcleo histórico, en parte renovadas, con fachadas restauradas y caserones reconvertidos en edificios de apartamentos, fuera de las rutas turísticas, comerciales y administrativas, se nos presentan, si no vacías, sí un tanto retraídas, con las puertas cerradas y ocasionales personas de paso a sus asuntos. Otro ambiente urbano con menos calor humano que nos marca inevitablemente el devenir de los tiempos… Con las personas que aparecen en los dibujos, algunos posiblemente reconocibles, se pretende dar una nota de vida cotidiana y actual: toledanos y turistas, cada vez más turistas que toledanos, en el viejo casco histórico”.
 

 
 
HISTORIA RECIENTE EN UN LIBRO AMENO Y NECESARIO
TOLEDANOS EN LA DIVISIÓN AZUL
 
Después de un arduo trabajo de investigación al que ha dedicado su tiempo durante los dos últimos años el editor, escritor e investigador toledano J. Andrés López-Covarrubias Martín-Caro, recientemente nombrado Académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, ve la luz el libro “Toledanos en la División Azul. Entre la memoria y el olvido”, un interesante, original y documentado ensayo en el que el lector encontrará, entre otras cosas, el testimonio de la participación de unos cientos de toledanos, y dos toledanas, en una destacada página de nuestra historia más reciente.

Quizá no todo el mundo sepa, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, qué fue y qué papel jugó en su momento la conocida como “División Azul”. Por eso habría que recordar que a comienzos de la década de 1940, cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, España decide mantenerse oficialmente neutral en esta contienda; sin embargo, una división del ejército español compuesta por falangistas y militares se integra en el poderoso ejército alemán del Tercer Reich para combatir contra la Unión Soviética. La División Española de Voluntarios, que así se llamaba esta unidad, fue rápida y popularmente conocida como División Azul.

Alrededor de cuarenta y ocho mil españoles llegaron a integrar sus filas; de ellos, cinco mil dejaron su vida en los campos de batalla rusos, eso sin contar con los miles de heridos y mutilados que consiguieron regresar. La mayoría fue a combatir contra el comunismo, aunque hubo otras motivaciones. Como destaca el autor de esta obra, “al fin y al cabo nadie es ajeno al momento histórico que le ha tocado vivir”.

Partieron desde todos los pueblos y ciudades españolas, ninguna quiso quedarse al margen. La provincia de Toledo también aportó su cupo de jóvenes idealistas, o aventureros, o necesitados de perdón, pues como acabamos de ver muchas fueron las razones para alistarse. Alrededor de quinientos toledanos formaron parte de este contingente, no todos regresaron a casa.

El libro, cuyo ritmo narrativo resulta directo, ágil y ameno, cuenta con los testimonios de cerca de una decena de antiguos divisionarios toledanos a los que el autor ha podido entrevistar. Algo destacable, sin lugar a dudas, ya que la edad de cualquiera de ellos sobrepasa en la actualidad la barrera de los 90 años. También cuenta con la información facilitada por un buen número de familiares de divisionarios ya fallecidos, así como con la extraída de miles de documentos consultados en archivos militares y en hemerotecas toledanas.

A lo largo de sus 440 páginas van desfilando los nombres e historias de todos aquellos jóvenes, y no tan jóvenes, toledanos que un día decidieron emprender esta aventura. Los que estuvieron y regresaron, como el general de la División Azul Emilio Esteban-Infantes, o sus hermanos Julio y José; el capitán Federico Fuentes Gómez de Salazar; el entonces Jefe Provincial del Movimiento Alberto Martín Gamero; los hermanos José y Rufino Miranda Calvo, o soldados como Ángel Orgaz Camino, Luis de la Peña Torres, José María de Pablos y muchos más. También de los toledanos que murieron en combate y fueron sepultados en suelo ruso, alrededor de cincuenta. Entre ellos el capitán Antonio Martín-Pintado Ureña o el teniente Eloy Muro Valencia, pero también soldados como Urbano González, José Manuel Castaños, Ángel García-Ochoa, Mariano de la Peña, Isidro Portaceli, y muchos otros.

Según el autor “los soldados, esos jóvenes toledanos que soportaban como buenamente podían la dureza de una de las peores posguerras por las que ha atravesado nuestra nación, son los auténticos protagonistas de este libro; un libro que también pretende ser un canto a la paz, a pesar de que todo transcurra en el contexto bélico de la Segunda Guerra Mundial”.

Estructurado en tres partes, el hilo conductor coincide con la propia cronología de la División Azul, aunque Toledo y los toledanos están, como no podía ser de otra manera, presentes a lo largo de toda la obra.

La primera parte se centra en el contexto histórico y social, en el clima y la situación que se vive en España y en Europa a principios de la década de 1940 y también en las causas que motivaron la creación de esta unidad militar. Y habla de Toledo, y de los primeros voluntarios toledanos, porque voluntarios debían de ser todos los que se alistaran en la División Azul.

La segunda parte es la más extensa. En ella se van alternando capítulos que describen los diferentes avatares de la División Azul en Rusia, componiendo en su conjunto lo que el autor ha pretendido que fuera la peculiar crónica bélica de esta unidad, con capítulos que se podrían calificar de más testimoniales; por ejemplo sobre aspectos muy concretos de sus protagonistas, considerando aquí a Toledo y a su provincia como unas protagonistas más de esta historia. 

Desde las reflexiones del ya citado general toledano Emilio Esteban-Infantes, máximo responsable de la División Azul entre diciembre de 1942 y octubre de 1943, hasta la historia de amor de un cabo de Madridejos, Vicente Martínez de Cepeda, propietario durante muchos años del Restaurante El Trocadero. Desde los actos y movilizaciones que se produjeron en toda la provincia para enviar un aguinaldo a los soldados españoles en Rusia, hasta los recibimientos y homenajes que tuvieron lugar en diferentes localidades toledanas hacia los paisanos que regresaban. Desde los primeros, y posteriores, caídos en el campo de batalla, hasta las reseñas que sobre cualquier aspecto de esta participación aparecieron en la prensa local. Así, las páginas del libro se ven inundadas de testimonios de la época (fotografías, documentos originales, cartas, recortes de prensa…), algo que acerca al lector a una ya olvidada realidad. 

Por último, la tercera parte está dedicada a la disolución de la División Azul y al regreso de todos los voluntarios entre finales de 1943 y principios de 1944. Uno de los capítulos profundiza en la repatriación, once años más tarde, de los prisioneros españoles que aún se encontraban en los campos de concentración soviéticos. Nada menos que 6 divisionarios toledanos regresaron en 1954 a bordo del buque Semíramis. Junto a ellos vino un piloto de caza republicano, concretamente de Casarrubios del Monte, al que el final de la Guerra Civil había sorprendido en Rusia. Cuando en su momento solicitó ser repatriado a España Stalin lo envió a un campo de internamiento.

La obra se cierra con la relación nominal de los 443 voluntarios toledanos cuya presencia en la División Azul ha podido ser documentada por el autor. Un listado que aporta, entre otras cosas, sus localidades de origen y el intervalo temporal de permanencia en esta unidad.

            Nos encontramos sin duda ante una obra necesaria, en un momento además en el que se vuelve a hablar sin complejos de la División Azul. Se publican libros, acapara las portadas de las principales revistas de divulgación histórica e incluso sirve de argumento para novelas y guiones cinematográficos. Y a pesar de ello el autor aclara: “Hablamos de un tema que todavía despierta pasiones enfrentadas, contradictorias, injustas a veces. Pero lejos está en el deseo de esta obra, y en el mío propio, provocar polémicas estériles. Simplemente nadie se había ocupado hasta ahora de los divisionarios toledanos, de sus vidas, de su historia. Y esto es, precisamente, lo que pretende este libro. No se trata de una obra más sobre la División Azul, por mucho que en ella el lector pueda encontrar, como no podía ser de otra forma, continuas referencias a sus hechos más notorios; se trata, en todo caso, de una colección de historias particulares, las de nuestros paisanos; y también la de nuestra ciudad y nuestra provincia, presentes a lo largo de toda la obra”.
 
 

RESEÑAS LITERARIAS
 (por Juan José Fernández Delgado, Doctor en Filología Hispánica y Presidente
del Ateneo Científico y Literario de Toledo) 

                                                                       

      
TOLEDO Y LA FÁBRICA DE LOS SUEÑOS. La historia del cine que se ha hecho en Toledo (1901-2010)
 

     El libro que acaba de entregar Ediciones Covarrubias al curioso lector aún encierra entre sus hojas el sabroso olor de la imprenta, que viene a unirse al de las pipas de girasol, amenizado por el estallido loruno de las mismas en las sesiones cinematográficas, vespertinas y estudiantiles, de El Imperio, El Moderno y El Alcázar. Y mucho de ello sabrá la autora, como toledana que es.               

     Si Toledo en su historia y por su historia ha sido escenario sin par cientos de veces para acoger hechos históricos, extravagantes y atribulados, unos; gloriosos  sin comparación, otros muchos: El Corpus, etc., y para la Literatura, la Arquitectura y la Pintura, lógico es que lo haya sido también para el cine en sus diversas manifestaciones. Y dar cuenta de ello es el propósito de este libro, ya con aspecto de clásico.
 
     El interés por Toledo como escenario cualificado para plató cinematográfico ya despertó en los comienzos mismos del cine, cuando aun éste no sabía hablar, ya en documentales, ya con subtítulos en francés. Y de ello se da cuenta exhaustiva en este libro y, además, “de muchos y buenos profesionales de los distintos medios artísticos”, pág. 25.    
                
     Dos introducciones precedidas de un artículo de Alfonso Reyes y un soneto de Gregorio Marañón abren el libro. Después, diez sustanciosos capítulos dedicados cada uno a dar cuenta de las distintas filmaciones ocurridas en la ciudad y en los pueblos de su provincia, iniciados todos con una presentación-comentario, hacen un recorrido histórico que nos presenta el desarrollo del panorama cinematográfico en España con especial hincapié, claro, en Toledo y también en su ancha provincia. Pero este amplio y preciso repaso al cine español-toledano no se refiere sólo a las vicisitudes por las que ha pasado el séptimo arte en nuestra patria, y en Toledo y sus pueblos de modo particular; también informa la autora de manera copiosa del elenco de actores, artistas, directores, lugares en que se rodaron las películas, anécdotas y circunstancias que pudieron ocurrir mientras se ejecutaban. Son cientos las fichas las que ha manejado la autora para llegar a tan buen puerto. Cada capítulo se cierra con apretados resúmenes de las películas más sobresalientes, meritorias y recordadas de la década a que se refiere. Y puesto que el cine es en muchos casos fiel reflejo de la sociedad, también hay comentarios y alusiones a aspectos sociológicos de la década tratada. Y todo ello ilustrado con numerosos carteles y carteleras anunciadores de las películas reseñadas.
 
     El primer capítulo, “Toledo: plató de cine”, por referirse al cine mudo, repasa el tema en dos (o tres) décadas, desde finales del siglo XIX hasta 1930. Y este amplio periodo lo divide la autora en dos etapas: desde los inicios del cine, caracterizada por la producción de documentales (grabaciones sin argumento, de las que se grabaron en Toledo entre otras Amigas para siempre, El cofrecito de Toledo y el corto Sol y sombra) hasta finales de la década de los años veinte, tiempos en que surgen ya historias de muy variado argumento: Locura de amor y La vida de Cristóbal Colón. En esta década de “los felices años veinte” dos ciudades españolas se hacen con el protagonismo cinematográfico: Barcelona en primer lugar y, desde mediados de la década, Madrid. Después de esta somera presentación de la década, la autora hace un pormenorizado repaso de las películas rodadas en esta década, relacionadas todas en mayor o menor medida con Toledo: La barraca de los monstruos, El Abuelo, El reloj del anticuario, La malcasada, Corazones sin rumbo, etc. Y este esquema lo sigue en los demás capítulos: presentación de lo producido en la década y películas relacionadas en alguna medida con Toledo y los pueblos de su provincia, de las que hace un resumen del argumento y una ficha técnica de la película, con amplios comentarios sobre los respectivos directores, actores y actrices, anécdotas y circunstancias que sucedieron en el rodaje. Además, cada capítulo viene precedido de una cita literaria que, a veces, pertenece a un ensayo y otras a crónicas de películas.    
       
     La década siguiente conoce dos momentos importantes para el desarrollo del cine en España y el cine en español. En primer lugar, la celebración del Primer Congreso Hispanoamericano de Cinematografía (1931), con la finalidad de defender los intereses cinematógrafos de estos países hispanos con lengua común ante el arrollo del mercado norteamericano. El surgimiento de la guerra civil (1936), fraguada desde los inicios de la Segunda República, truncó el momento espléndido de que gozaba el cine en España (1935-1936), año en que confluyen los intereses artísticos con los comerciales. Títulos, numerosos datos y fichas técnicas de las respectivas películas, nombres de actores y actrices y cien referencias y datos personales sobre todos ellos, y de directores, y de producciones aporta la autora para ejemplificar este panorama prebélico y el de la guerra, pues los dos bandos contendientes eligieron también el cine como medio de propaganda ideológica, como ocurre también en el plano literario. Con el nuevo régimen, se impone la censura y el doblaje al castellano y surgen las grandes empresas cinematográficas. Toledo recobra protagonismo  mediante el heroico episodio del Alcázar y, también, recuperando  el tema clásico de la “Sciencia toledana” de Scotto y Villena, actualizado por algunos autores, como Azorín. Nuevas rutas, La malquerida, Sin novedad en el Alcázar, premiada esta película en la “Mostra de Veneza”, 1940.
 
     De “luces y sombras” califica el ambiente nacional de “la década de la posguerra: 1941-1950, en la que sobresalen con luz propia Amparo Rivelles y Alfredo mayo, amparados por Cifesa, la afamada productora valenciana. Aparece el NO-DO, “aperitivo de todas las proyecciones”. Redundando en este panorama nacional, hace referencia a la aparición de La familia de Pascual Duarte y a que Carmen Laforet gana el premio Nadal con Nada; muere Manuel de Falla y regresan a España varios exiliados (Marañón, Ortega y Gasset) y empieza el aislamiento de España. El pueblo necesita evadirse de la realidad circundante y se deleita con las películas de Juan Orduña, Sáenz Heredia, Benito Perojo, Vajda, etc. Rosas de otoño, La Lola se va a los puertos, Mariona Rebull, Un marido a precio fijo, La luna vale un millón, La copla de la Dolores, etc. Y cierra el compendioso capítulo con la ficha técnica y los correspondientes resúmenes de varias películas: Dulcinea, La dama del armiño, serenata española, Don Quijote… y Yo no soy la Mata-Hari, y con una referencia a títulos de Miguel Miura llevados al cine. Como “Lo que quiso ser y no pudo” califica la década siguiente, aludiendo con ello a la voluntad generalizada de cambio social y la imposibilidad de conseguirlo, ejemplificado en Bien venido Mr. Marshall. Apunta la autora que un nuevo cine, “crítico, testimonio de una sociedad con nuevos retos” pretendía abrirse camino  frente a otro trasnochado, “artificial sobrecargado de historias, folklore y literatura. En esa confrontación surge un hecho crucial para el cine español: las “Conversaciones de Salamanca”, en las que se proponen nuevos rumbos para el cine. No obstante, es éste un periodo de transición, en el que se logran películas “avanzadas”, frente a otras que prolongan el tópico y la españolada. Expone la autora un sucinto resumen sociológico-cultural de la década y señala como hitos importantes del cine la aparición de La calle Mayor y Muerte de un ciclista. Finaliza el capítulo con la ficha y la sinopsis de más de veinte películas relacionadas con Toledo y sus pueblos, bien porque los tomen como argumento, bien porque se hayan rodado en ellos total o parcialmente: Los ojos dejan huella, El tirano de Toledo, El torero, La otra vida del capitán Contreras, Recluta con niño, El hombre que viajaba despacito, El maestro, etc.  
                            
     Como el cine es también reflejo de la sociedad en que nace y a la que va dirigido. La apertura  política, el despertar económico y la llegada del turismo con su repercusión en la sesenta, en la que el gobierno debía ofrecer al exterior la imagen de un país moderno y atractivo. Sin embargo, el cine y el desarrollo cultura, en general, debía sortear la censura aún existente, aunque más acorde con los tiempos de modernidad pretendida. Así, se establecen Normas de Censura Cinematográfica, y las primeras ayudas estatales empiezan a llegar a la Escuela Oficial de Cine. Es, pues, un “querer y no poder”, como señala la autora: se trataban los temas de actualidad social, pero sin tocar fondo. Entre las películas, señalo Diálogos de paz, María Rosa, Viridiana, Tristana, Sangre en el ruedo, Del rosa al amarillo, Aquí mando yo, La caza, Con el viento solano, basada en la novela de Ignacio Aldecoa del mismo título, etc., y otras de tema histórico: El Cid, El señor La Salle, Cervantes, La Celestina, El huesped del sevillano, Don Quijote, El Greco… 
                                                                     
     La década siguiente es calificada como “la más libre década para el mundo del cine”, aunque conoció dos momentos opuestos: los hechos sociales (asesinato de Carrero Blanco), el relajamiento de la censura a finales de la década anterior y la agonía de Franco, hacen reavivar la censura, que se deja sentir en el cine, de modo que algunas películas sufren el corte más de treinta veces. El segundo momento llega en la mitad de la década: se suprime el NO-DO, elecciones y supresión de la censura. El cine se debate entre tres direcciones: el de vocación autorial, que se enfrenta directamente al régimen; otra, que añade al cine de autor fines comerciales y la tercera, que busca un equilibrio entre ambas tendencias. Es cierto también que tras la muerte de Franco (puesta en duda hace poco por el praeclaro juez Garzón), surge un cine destinado a recuperar la memoria popular. Pero serás la comedia el género que triunfe en todos los cines. Goya, historia de una soledad, La casa de los Martínez, de grandísimo éxito, ya precedido por el de la serie de televisión; La cera Virgen, La guerrilla, Las señoritas de mala compañía, Don Quijote cabalga de nuevo, El Chulo, cuyo protagonista, Javier Escrivá, obtuvo el Premio al Mejor actor del Sindicato Nacional del Espectáculo; La Regenta, Cuando el cuerno suena, prototipo del género “landista”; El puente, otra película protagonizada por Alfredo Landa; Caperucita y roja y El Bengador Gusticiero y su pastelera madre son otras de tantas películas rodadas en esta década prodigiosa. 
                                                             
     En los años ochenta surge todo un “revolutum” del cine español: varias películas obtienen resonantes éxitos en el extranjero: Volver a empezar, La Colmena, Los santos inocentes; surge el cine regional y, sobre todo, cuajan los acuerdos entre la televisión y el cine y surgen numerosas adaptaciones literarias de obras de autores de amplio reconocimiento: Valle-Inclán, Cela, Sender, Torrente Ballester, Marsé, Delibes, etc. Dos hechos señala la autora, además, como distintivos: la cris cinematográfica, justificada por algunos al auge de la TV, vídeo, DVD e Internet y otros, al arrollo de la industria americana. Sea una u otra la causa, el resultado es demoledor: la producción cinematográfica cae un 85% . Señala en segundo lugar la autora la aparición de las primeras directoras en la industria del cine y de la televisión. De todo este panorama de directores y de mujeres recién llagadas, destaca la autora  como representante de un nuevo cine al nuevo director Pedro Almodóvar, máximo representan de la línea cinematográfica conocida como “comedia madrileña”. Señala como resumen de esta época la convivencia de varias tendencias cinematográficas: representantes de la “vieja escuela” en convivencia con la generación surgida en la transición y con otra que intentó romper los moldes establecidos, favorecida por una cierta revolución cultural surgida en el Madrid de la época. Como películas representativas, señala Asesinato en el Comité Central, adaptación de la novela del mismo título de Vázquez Montalbán; Los desastres de la guerra, Gran sol, adaptación de la novela de Ignacio Aldecoa; El Lute II: mañana seré libre, la muy reconocida Remando al viento y Don Juan mi querido fantasma. 
                                               
     En la última década se acentúa la crisis del cine, pues continúan sus dos grandes avasalladores: la industria audiovisual y progresivo avance de las películas americanas. A pesar de ello, directores españoles cosechan triunfos y reconocimientos en el extranjero: Almodóvar y Vicente Aranda. Además, aparecen nuevos nombres: Julio Medem, Juanma Bajo Ulloa, Benito Zambrano y el deslumbrante Alejandro Amenábar, y el estrafalario Santiago Segura triunfa con la saga de los Torrente, y varios nombres femeninos se abren camino en el campo de la dirección. El rey pasmado, adaptación del libro de Torrente Ballester; Suspiros de España (y Portugal), película que según el director es “un pequeño paseo por la historia de España, que no es otra cosa que la de un espermatozoide buscando a ver dónde cae”. La dedica a José Saramago; una nueva versión de La Celestina, La herida luminosa, Leo, etc., son películas representativas.  
                           
     Como un conglomerado de tendencias y géneros se presenta la el cine en la primera década del siglo XXI, en la que la opinión más abultada resalta “que la calidad del cine español ha mejorado considerablemente”. La comedia, el suspense, el drama social (Los lunes al sol), la historia, más la magia, la fábula, el misterio y los éxitos “torrentinos” de Santiago Segura se citan en esta primer década, de lo que se puede ver como síntesis de casi todo ello Volver, de Almodóvar. Una película extraordinaria que aúna lo fantástico con lo histórico es la producción hispano-mejicana El laberinto del fauno, dirigida por Guillermo del Toro. Como películas representativas, señala la autora Lázaro de Tormes, Buñuel y la mesa del rey Salomón, Juana la Loca, película que obtuvo tres “goyas”, Te doy mis ojos, Los fantasmas de Goya, Las locuras de Don Quijote, Lo que sé de Lola, La conjura de El Escorial, Lope, sobre la abigarrada biografía de Lope de Vega, Pájaros de papel, primera obra como largometraje de Emilio Aragón,  etc.
 
     Termina el libro dando cuenta de la presencia de Toledo como escenario “en otros formatos: Series TV, Cortos, Documentales…”, la cual es enorme, pues anota la autora en pie de página que “entre 1896 y 1918 se realizaron 6450 títulos entre cortos y largometrajes de ficción”, y entre “1919 y 1928 se rodaron 315 títulos”. Los protagonistas, tanto históricos como actuales, siguen siendo Don Quijote, El Greco, Garcilaso, Bécquer, etc., escritores y artistas muy relacionados e identificados con la ciudad, e historias referentes a las herencias judía y árabe. Con una serie que parece inagotable de fichas sobre estos filmaciones termina este documentadísimo libro, imprescindible no sólo para estudiar Toledo y su provincia como escenarios cinematográficos, sino la historia del cine español desde los últimos tiempos del siglo XIX a la primera década de este siglo que avanza con decisión.                  
      

BALESTEROS GARCÍA, Rosa María: Toledo y la fábrica de los sueños. La historia del cine que se ha hecho en Toledo (1901-2010). Toledo. Ediciones Covarrubias, 20112.

   
 
      
 
También puede adquirir cualquier libro de este portal desde su domicilio a través de casadellibro.com
 
Pinche sobre este enlace y una vez en la página de la Casa del Libro introduzca en el buscador el título o el ISBN de la obra que le interese.

 
NOVEDAD DESTACADA
 
 
 
Primer título de la colección Militas Toletum Retazos de Historia y Cultura Militar toledana. 
    
(Historia)

PUBLICACIONES DE LA DIPUTACIÓN
PROVINCIAL DE TOLEDO
 
 

PUBLICACIONES DEL ARCHIVO MUNICIPAL DE TOLEDO
 

PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIADAD DE CASTILLA-LA MANCHA
 
 

 
ÚLTIMOS LIBROS
RECIBIDOS
  
 
Santa María de Melque y el Tesoro de Salomón
 

 
El esplendor del Reino Visigodo de Toledo
 
 
Historia de los  barrios de Toledo
 
 
Godos de Hispania
 
 
Toledo de Leyenda
 
 
Toledo. La ciudad de los muertos
 
 
Santa Leocadia, patrona de Toledo y de los Tercios de Flandes
 
 
El Corpus. Fiesta Grande de Toledo
 
 
Toledanos en la División Azul. Entre la memoria y el olvido
 
 
Moradas para la eternidad. La escultura funeraria gótica toledana
 
 
La música en la Colegiata de Santa Maria la Mayor de Talavera de la Reina durante el siglo XVIII
 
 
Toledo y la fábrica de los sueños
La historia del cine que se ha hecho en Toledo
 
 

 
ENTREVISTAS
 
 
 
 
 

 
RESEÑAS LITERARIAS
Por
Juan José Fernández Delgado
 
 
 

(c) librosdetoledo.org
 Copyright. Todos los derechos reservados. All rights reserved
Apdo. de Correos nº 7 - 45122 ARGES (Toledo)